Los Amantes de Teruel se someterán a un «lifting» con láser y disolvente

0
296

Dicen que hay amores que son eternos. Los Amantes de Teruel parecen demostrarlo con el paso del tiempo. Y es que después de haber transcurrido varios siglos desde que Isabel de Segura regalara a Juan Diego de Marcilla su último beso, nada ni nadie les ha logrado separar. Incluso cuando en breve se someta tanto a los sarcófagos como a las momias de los Amantes de Teruel a una profunda restauración, este «lifting» se hará de forma conjunta.
De momento ya se encuentran en el capilla de la Inmaculada de la Iglesia de San Pedro y están a la espera de que se realice una prueba de láser para ser restaurados. Entre los días 8 y 9 de junio fueron trasladadas a la capilla tras ser embalados y protegidos con una capa de espuma de poliuretano.
María Pilar Punter, restauradora del Museo Provincial y supervisora de todo el proceso, comentó que «el traslado fue según lo previsto, no se volverán a mover hasta que no haya que montarlas, el proceso de restauración y limpieza se realizará en la misma disposición en la que se encuentran ahora, porque aunque es incómodo pues las tapas y las figuras humanas está prácticamente a la altura del suelo, es lo más aconsejable».
Desde el martes se han efectuado pruebas con goma blanda, cócteles disolventes de agua y alcohol bencílico que se utilizarán para en limpiar el alabastro, al igual que el láser en las zonas más difíciles.
Javier Menasalva, restaurador de la empresa Acrótera, explicó que «con láser y con disolventes se limpiarán las superficies pétreas del conjunto escultórico, para las momias se utilizarán métodos menos enérgicos al tratarse de material orgánico y necesitar un tratamiento más delicado, las mantendremos en las urnas mientras se termina la limpieza de la piedra porque ahí mantienen su grado de ecosistema estable y no sufren ningún tipo de daño exterior».
Las empresas restauradoras se está asesorando en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y en el Instituto de Química y Física Rocasolano que realiza investigaciones sobre la aplicación del láser en el alabastro.
Los trabajos de limpieza está previsto que concluyan a mediados del mes de julio. Entonces se procederá a ubicarlas de nuevo en los sarcófagos, que se volverán a tapar para que puedan volver a ser visitas por el público en la capilla de la Inmaculada.
Los sarcófagos y las momias de los Amantes volverán a mostrarse al público en el Mausoleo una vez que concluyan los trabajos de construcción, la fecha prevista es febrero de 2005. Para entonces Isabel y Juan Diego lucirán nueva figura y también nuevo lecho pero permanecerán, como siempre, unidos.

LEAVE A REPLY