La importancia del masaje infantil

0
345

Dar masajes a un bebé no sólo es beneficioso para el sistema digestivo, respiratorio y circulatorio del recién nacido, sino que potencia la vinculación afectiva de los
padres al hijo a través del sentido del tacto.

Ana Fernández, psicóloga infantil y educadora y formadora de la Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI), explicó que dar masajes al bebé, a partir de la tercera semana, potencia los vínculos afectos del pequeño con sus padres. “Si el niño o niña ha vivido unas vinculaciones afectivas satisfactorias, es capaz de separarse voluntaria y progresivamente para descubrir nuevas relaciones y nuevas vivencias que lo llevarán a ser una persona autónomas y segura, sabiendo que eso no implica la desaparición del apego”, señaló.

Agregó, no obstante, que aquellos menores que tienen un vínculo afectivo débil o desajustado “puede ser que necesiten la protección de los padres y ser niños más inseguros y que rechacen el contacto con otras personas”. “En una sociedad que va deprisa y estresada y donde se priman más los cuidados físicos, como alimentación o baño, también es importante la nutrición emocional”, aseguró Ana Fernández, quien agregó que se debe dedicar una media de quince o veinte minutos diarios “para crear este momento de relación especial con el bebé”.

“Durante nueve meses el bebé ha estado acariciado y arropado fisológica y emocionalmente, y necesita continuar sintiéndose arropado, protegido, confiado y amado”, aseguró la psicóloga infantil, quien agregó que el contacto táctil “no solo cubre una necesidad física sino también una necesidad psicológica”.

Afirmó que el masaje “no es para el niño, sino con el niño”, porque se crea “un momento especial de ternura y de gran respeto” hacia el bebé, al que “nunca se fuerza a hacer el masaje, sino que se le pide permiso, porque el pequeño siempre contesta con su lenguaje no verbal, a través de una sonrisa, una mirada o moviendo
sus brazos y piernas”.

Fernández explicó que tampoco se deben olvidar los beneficios fisiológicos del masaje, ya que estimula el desarrollo del sistema nervioso, al relajar y liberar la tensión ayuda al equilibrio hormonal y al correcto funcionamiento del sistema inmunológico, y aporta beneficios en el sistema respiratorio, circulatorio y
digestivo (cólicos o gases).

LEAVE A REPLY